lunes, 24 de octubre de 2016

Salidas de la Asociación AOSNAT a la Berrea en Martiago (Salamanca) y en Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres)

Como todos los años y tras las primeras lluvias a finales de verano y principios de otoño, miembros de AOSNAT nos acercamos a escuchar y presenciar la berrea del venado. Además, pudimos contrastar cómo la naturaleza de estas especies difiere de la zona donde desarrollen su actividad, y si están más o menos adaptados a la presencia humana.

El primer contacto que tuvimos con la berrea este año, fue en las inmediaciones de Martiago, donde costó trabajo localizar un buen macho de unas 14 puntas y observar fugazmente dos hembras entre los robledales. Todo ello tras horas de espera y ayudados de prismáticos. También tuvimos la suerte de observar como se alimentaba un zorro en un pequeño valle.
Rebollar. Entre los árboles y demás vegetación se hace complicado observar fauna.
Ciervo entre la vegetación, a vista de los prismáticos un gran ejemplar.
Venado en Martiago.
Una más, como vemos era un ciervo enorme. Lo teníamos a unos 150 metros.

Semanas después decidimos visitar el Parque Nacional de Monfragüe en Cáceres (Extremadura), donde nada más llegar con el coche a la zona de Villareal de San Carlos, se podían ver a simple vista ciervas con sus cervatillos pastando en los márgenes de la carretera, y comiendo trozos de pan que los espectadores les daban. También pudimos observar algún que otro macho, y una pareja con su cervatillo, a pesar de que a escasos metros había varios grupos de personas observándolos.
Jóven vareto que nos observaba curioso. 
Otro macho que nos observaba.
Cervatillo con su madre, la cual observaba a los visitantes y se mostraba protectora
Viejo venado berreando en la dehesa a última hora de la tarde.

Dependerá de cada uno el valor que se le da a los avistamientos, teniendo en cuenta o no que el entorno esté totalmente viciado de presencia humana, convirtiendo un importante paraje natural en casi un zoo, o que estos cuesten algo más de trabajo en zonas menos conocidas, pero que la espera merezca la pena por ver a un individuo en su verdadero estado natural.

Esperamos que os guste amig@s.

Hasta pronto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada