martes, 17 de enero de 2017

Ola de Frío en Enero de 2017 - Avance del Número 9 de la revista OSNATUR

“Ola de frío

Introducción


No hace falta ver el anuncio de “El Corte Inglés” para saber que ya estamos en invierno, y es que un buen cuantificador del frío que hace ahí fuera es la cantidad de ropa que va abrigando a los reporteros de televisión a medida que avanza la estación más gélida del año. Por si algún escéptico no se fía de los termómetros o de los mapas meteorológicos, no hay mejor manera de comprobar la veracidad de esta información que ver moquear a nuestros informadores diarios al lado de autovías heladas o nevadas. Y es que los pobres deben estar temblando, además de por el frío que acompaña a la primera nevada del año, por la llegada de una “ola de frío”, que sin duda les tocará cubrir en el pueblo más perdido de la montaña que tengan más cerca.

Helada y nevada en la Sierra de Francia

Pero, ¿en qué consiste realmente una “ola de frío”?
Hay que destacar que no existe una definición precisa, siendo su definición más generalizada la de episodios de temperaturas anormalmente bajas, que se mantienen varios días y afectan a una parte importante de nuestra geografía (1).

Para identificarlas, se deben fijar unos umbrales de temperatura que difieren mucho de unas zonas a otras y que hace que no se pueda establecer un mismo límite para todas las estaciones a considerar, ya que si estos umbrales son demasiado laxos darían lugar a un gran número de episodios de “Ola de frío” cada invierno, perdiendo su carácter de excepcionalidad, y si son demasiado restrictivos podrían pasar por alto episodios que para parte de la población sí se deberían catalogar como “Olas de frío”.
  
Tabla de umbrales y niveles de aviso, por Comunidades Autónomas, de diversas variables meteorológicas del Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de fenómenos meteorológicos adversos de la AEMET.

Por tanto, se considera “Ola de frío” un episodio de al menos tres días consecutivos, en que como mínimo el 10% de las estaciones consideradas registran mínimas por debajo del percentil del 5% de su serie de temperaturas mínimas diarias de los meses de enero y febrero del periodo 1971-2000.

Para quien quiera saber el concepto de percentil, una aproximación al término podría ser la siguiente: los meses de enero y febrero suman 59 días por año, por lo que en el periodo 1971-2000, totalizarían 59 días/año x 30 años = 1770 días, a los que habría que añadir 8 días más correspondientes a los años bisiestos. Al hallar el percentil del 5%, se localiza el 5% de los días más fríos (1778 x 5/100 = 89 días), y una vez localizados esos 89 días más fríos de los meses de enero y febrero de los años 1971 a 2000, la “temperatura umbral” sería la mayor de esas 89 temperaturas.

Medidas de Autoprotección

Tanto Protección civil, como la Agencia Estatal de Meteorología a través de sus niveles de aviso, se encargan de informar a los ciudadanos a través de los medios de comunicación y de sus boletines, de aquellos fenómenos meteorológicos que pueden dar lugar a situaciones de riesgo.

Se recomienda extremar las precauciones y seguir las recomendaciones, especialmente a los colectivos más vulnerables y estar informado a través de los medios de comunicación.
  Carretera de acceso a la Peña de Francia en una nevada

Protección civil distingue entre varias medidas de protección a adoptar ante un temporal de nieve y viento (2):

Si se va a viajar:

·        Solicitar información previa del estado de las carreteras y de la situación meteorológica.
·        Evitar el viaje en coche siempre que no sea necesario y utilizar, a ser posible, transporte público.
·        En caso de ser imprescindible la utilización del vehículo, revisar neumáticos, anticongelante y frenos. Además, hay que tener la precaución de llenar el depósito de la gasolina, y llevar cadenas y elementos de abrigo.
·        Así mismo, es recomendable llevar un teléfono móvil y un dispositivo de alimentación del mismo.
·        Ir muy atento para tener especial cuidado con las placas de hielo. Es difícil determinar en qué lugar del trayecto pueden haberse formado, aunque generalmente las zonas de umbría son las más habituales.

Si queda atrapado por la nieve:

·        Debe permanecer en el coche, si el temporal le sorprende dentro del mismo.
·        Asimismo, es conveniente mantener el motor del vehículo encendido y la calefacción puesta, cuidando renovar cada cierto tiempo el aire. Es muy importante evitar quedarse dormido.
·        Comprobar que se mantiene libre, en todo momento, la salida del tubo de escape para que el humo no penetre en el coche.
·        Si es posible, intente sintonizar las emisoras de radio, que seguramente le informarán de las predicciones meteorológicas, las informaciones oficiales sobre el estado de la situación y las indicaciones que se den al respecto.

Precauciones en la montaña:

·        Si se van a realizar excursiones a la montaña, es conveniente adoptar una serie de precauciones, tales como: Informarse de la predicción meteorológica de la zona a la que piensa dirigirse e ir adecuadamente equipado.
·        Elegir la zona adecuada, en función de la preparación física y del conocimiento que se tenga de la montaña.
·        Informarse de la localización de los refugios o cabañas donde resguardarse en caso de descenso brusco de temperaturas, tormentas u otras condiciones meteorológicas adversas y llevar teléfono móvil.
·        Prestar atención y respetar las indicaciones de los carteles y otras señalizaciones sobre riesgos de la montaña.
·        Tener en cuenta que los cambios bruscos de tiempo pueden ser frecuentes en la montaña.

Para estar bien informado de los avisos emitidos durante estas situaciones se pueden consultar diversas páginas web:



Referencias

(1) Rodríguez Ballesteros, C., Olas de frío en España desde 1975, Servicio de Banco Nacional de Datos Climatológicos, AEMET.


Por Victoria Romo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada